ERMITA SAN FELICES

Apenas es un subir y bajar para disfrutar de las espectaculares vistas de los viñedos, del río Ebro entrando en La Rioja a través de las Conchas de Haro y de la sierra. En ella vivió durante cuarenta años San Felices (433-520) y allí le visitó San Millán donde aprendió la vida anacoreta. En su recuerdo se construyó la ermita donde antes hubo un castillo. El paseo es muy corto pero no apto para aquellos que tenga vértigo por las empinadas escaleras que hay en el tramo final antes de llegar al mirador y a la estatua de San Felices. Apenas un subir y bajar para poder después ir a visitar alguna de las muchas bodegas que encontrará en Haro. 

Recorrido 0,7 km. Circular

CONSEJOS PRÁCTICOS.

-La carretera que nos lleva hasta San Felices parte de la localidad de Haro. Justo en el puente que cruza el río Tirón encontraremos el desvío a San Felices, tenga cuidado, la carretera es estrecha y circulan gran número de camiones de una cantera cercana.

-Junto a la ermita hay un amplio aparcamiento y una zona de esparcimiento muy bien equipada, con mesas y zonas cubiertas. 

-Si tiene vértigo mejor no subir a San Felices. El último tramo de escalera es muy empinado, tenga especial cuidado si van con niños y al descender.

-Disfrute de las vistas de la sierra y los viñedos de la Rioja Alta.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
EL TURISMO FÁCIL