LA RUTA DE LAS ERMITAS

Es un recorrido que en apariencia se nos presenta árido pero que sin duda nos va a sorprender. Se inicia tranquilamente por la Vía Verde del Cidacos hasta llegar a un barranco en el que nos adentraremos para encontrar la ermita de San Tirso, empotrada a la roca, un remanso de paz en el camino. Treparemos para subir a los montes desde donde contemplaremos las panorámicas de la sierra y del valle del río Cidacos. Dos nuevas ermitas, un nevero y el vuelo de los buitres nos acompañarán hasta llegar a Arnedillo, donde podremos disfrutar de un agradables aguas termales de lo que fue un antiguo balneario romano.

CONSEJOS PRÁCTICOS

-Antes de llegar a Arnedillo encontraremos un amplio aparcamiento. La ruta se inicia descendiendo por una escalera metálica hasta el río.

-Vamos a recorrer un tramo de la Vía Verde del Cidacos. Si se anima, otro puede día puede ir hasta Calahorra después de recorrer 34 km en bicicleta.

-Para llegar hasta la ermita de San Tirso hay que tomar una senda señalizada que atraviesa un barranco. En la ermita hay una amplia campa donde descansar.

-Desde San Tirso hay que subir la montaña, sin una senda demasiado clara, hasta retomar el camino. Tenga cuidado en este tramo.

-Llegando hasta Arnedillo no olvide relajarse en las calientes aguas que manan al río Cidacos. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies