SAN VICENTE DE LA SONSIERRA

Su historia es memoria de tierras fronterizas. Alcanzó pujanza y notoriedad cuando el rey navarro Iñigo Arista establece allí, junto al río Ebro, la frontera con el enemigo musulmán. Conforme avanzó la reconquista pasó a ser nuevamente frontera pero esta vez entre los reinos de Castilla y de Navarra. Sancho Garcés el Sabio le dio el fuero que favoreció el crecimiento de la población y Sancho el Fuerte la fortificó. Hoy en día San Vicente de la Sonsierra, que significa “bajo la sierra”, es un agradable pueblo con mucha historia situado en un enclave privilegiado.

CONSEJOS PRÁCTICOS

-Recomendamos aparcar en la parte “nueva”, sin entrar con el vehículo en el casco histórico. Encontrará un amplio aparcamiento junto a la carretera de acceso.

-Atraviese todo el casco histórico, la calle El Remedio, la Plaza Mayor y la calle Zumalacarregui hasta llegar a las lomas del castillo.

-La visita es libre. El recinto amurallado está abierto, y puede subir hasta lo alto de la torre para disfrutar de la panorámica.

-Puede acercarse hasta al puente de piedra, no hay demasiado que ver, pero las vistas son interesantes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies