CIBELES Y MUSEO THYSSEN

El museo Thyssen es una cuestión de amor al arte. El origen de la colección data de 1947, cuando el primer Barón Thyssen-Bornemisza reunió una importante colección de 525 cuadros de arte antiguo. A su muerte, la herencia repartió bienes y cuadros entre sus cuatro hijos, desbaratando la colección. El más pequeño, Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza, heredero del título nobiliario y del interés artístico de su padre, fue poco a poco comprando las obras a sus hermanos, e incorporando otras nuevos, entre las cuales ya se incluía a maestros modernos como Picasso, Van Gogh, Monet, Bacon, etc. dando lugar a la colección de arte privada más importante del mundo. Viendo que la vida pasaba, y no queriendo cometer el error de su padre de que se dispersara lo que tanto esfuerzo le había costado reunir, decidió buscar un lugar seguro para tanto cuadro junto. Tanteo a gobiernos e instituciones, y en la puja intervinieron primeros Leer más

ministros y reyes, pero había de ser una dama, y una seductora oferta, la que le haría decantarse por Madrid. La dama era la esposa del Barón, la española Tita Cervera, de singular belleza, y quien compartió con su marido, su vida y su amor por el arte.

TRIÁNGULO DEL ARTE. El Museo Thyssen-Bornemisza, junto con el Prado y el Reina Sofía, forman lo que se conoce como el triángulo del arte, una de las mayores concentraciones artísticas del mundo. Cada uno de los vértices tiene sus características, y en el Thyssen se pueden admirar, además de las obras de los maestros antiguos, cuadros de los impresionistas, del arte pop y de otras corrientes modernas hasta entonces inéditas en el panorama cultural español.

Lo que caracteriza y hace excepcional la colección Thyssen-Bornemisza es que ofrece un recorrido por la historia de la pintura europea desde sus inicios en el siglo XIII hasta el siglo XX. Comenzando por el Renacimiento, transitando por el Barroco, Rococó y Neoclasicismo hasta que ya en el siglo XIX, con la irrupción del Impresionismo, la pintura y sus «ismos» van cambiando sin casi dar tiempo a asentar un estilo para dar paso a otro.

 

METRO. BANCO DE ESPAÑA (L2)
AUTOBÚS. 1, 2, 5, 9, 10, 14, 15, 20, 27, 34, 37, 41, 51, 52, 53, 74, 146 y 150

CONSEJOS, QUÉ VER EN EL MUSEO: RUTA GRANATE —————–

JESÚS ENTRE LOS DOCTORES (1506). Alberto Durero (1471-1528) es el máximo Leer más

representante del Renacimiento alemán. En sus cuadros combina la tradición medieval con los nuevos conceptos traídos desde Italia. Sus cuadros tienen una gran destreza técnica y un virtuoso delineado, como el que podemos admirar si nos fijamos en las manos de Jesús y del rabino que le acompaña.

RETRATO DE ENRIQUE VIII (1537). Hans Holbein, el joven (1497-1543) fue un pintor Leer más

y grabador alemán enclavado en el Renacimiento nórdico y especialmente dotado para el retrato. En 1532 llegó a Inglaterra donde pintó este magnífico retrato del rey Enrique VIII, que nos muestra toda la altiva personalidad de quien rompió con el papado, para divorciarse y poder casarse de nuevo.

LA PLAZA DE SAN MARCOS EN VENECIA (1723). Canaletto (1697-1768) nos dejó grandes Leer más

muestras de su virtuosismo como en este cuadro donde, con una precisión casi cartográfica, recoge hasta el más mínimo detalle de la plaza de San Marcos. Eran cuadros concebidos como postales de recuerdo para turistas y viajeros, y en el museo Thyssen podemos admirar varios de ellos.

BAILARINA BASCULANDO (1879) Edgar Degas. La muestra de pintores impresionistas Leer más

incluye a Van Gogh, Cezanne, Monet, Gauguin… y las famosas bailarinas de Degas. En este cuadro, realizado con la técnica de pastel, lo importante para el artista era captar el instante, y su luz, no tanto como la definición de las formas. El encuadre, con las siluetas recortadas, se asemeja a una fotografía.

SURREALISMO Salvador Dalí. En el museo Thyssen caben todas las tendencias, estando Leer más

el Surrealismo representado, entre otros, por el se en Freud, multiplicaba los significados de las imágenes.

HABITACIÓN DE HOTEL (1931) Edward Hopper. Entre la amplia muestra de pintores norteamericanos Leer más

preste especial atención a este cuadro, que nos muestra a una mujer agotada en una triste habitación de hotel leyendo el horario del tren que tendrá que coger al día siguiente. Hopper fue uno de los grandes representantes del Realismo del siglo XX y fiel retratista de la vida moderna.

SIN TÍTULO (VERDE SOBRE MORADO) 1961. Rothko consideraba el color puro como la mejor forma Leer más

producir emociones profundas en el espectador. Sus cuadros son de grandes dimensiones, donde amplios campos de color aplicados en finas veladuras, quedan suspendidos sobre fondos monocromáticos. Era su forma de pintar para reflejar el éxtasis o las grandes tragedias.

Otros lugares a visitar en la capital

Si te ha gustado nuestras recomendaciones en Madrid aquí puedes encontrar nuestras guías de El Turismo Fácil para conocer otras capitales como Logroño, Pamplona, Bilbao, Vitoria, San Sebastián y Palma de Mallorca.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
EL TURISMO FÁCIL