REAL SITIO DE ARANJUEZ

El Real Sitio de Aranjuez tiene una larga historia y una lógica razón de ser: la fértil vega que se origina en la confluencia de los ríos Tajo y Jarama. En este agradecido rincón, en medio de la árida meseta castellana, los reyes disfrutaban de la primavera entre jardines y salones de baile. Quien de verdad comenzó en 1565 las obras del palacio fue Felipe II, el de El Escorial, pero aquí no quiso ser ni tan austero, ni tan monumental. Leer más

Conforme se fueron cambiando los reyes, se fue ampliando el palacio y sus jardines. Ahora son los turistas quienes disfrutan del clima benigno, de los paseos y de las ricas estancias, cuya decoración llega a extremos superlativos en el Gabinete de Porcelana, donde en sus muchos espejos se reflejan las graciosas figuras de monos, dragones, frutos y otras chinerías sin fin. Era el gusto de una rococó época. Ya en el exterior nos esperan los amplios jardines, generosamente regados por el Tajo, y la casita del labrador, llamada así por tener una sencilla fachada que contrasta con su rico interior. Todo un refinado mundo al amparo de una fértil vega.

SALÓN DEL TRONO
En esta amplia sala, de muros tapizados con telas de terciopelo rojo, los reyes oficiaban las visitas protocolarias. El techo está decorado con frescos en estilo pompeyano que representa a la Monarquía, cuya corona está sostenida por las figuras de Venus y de la Industria. El mobiliario es de la época de Isabel II.

GABINETE DE PORCELANA
Es la obra cumbre de la Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro de Madrid, en la cual paredes y techos han sido recubiertos por una delicada ornamentación en estilo rococó y chinesco. Dragones, monos, figuras de estética oriental y todo tipo de seres fantásticos en lo que fue la sala de música de la reina Isabel II.

JARDINES
Tras la visita al palacio es aconsejable pasear por los grandes jardines de Aranjuez, con sus parterres, sus estatuas y sus fuentes. Los sucesivos reyes construyeron cuatro: el del Parterre, el de la Isla, el del Príncipe y el de Isabel II. La tradición la comenzó Felipe II, gran aficionado a la botánica.

FUENTES
Para comprender todo el esplendor de los jardines conviene ajustar nuestro paseo a los horarios de funcionamiento de las fuentes, principalmente la fuente de “Narciso” y la de “Las Cabezas”. Desde el embarcadero del jardín del Príncipe nos podemos imaginar a las suntuosas falúas navegar por el río Tajo.

Recorrido 2,7 km. Ida y vuelta.

CONSEJOS PRÁCTICOS

-En el entorno del Palacio hay numerosos aparcamientos. Procure acercarse lo más posible sin molestar. Una cómoda opción es venir en tren desde Madrid, y desde la estación llegar paseando hasta el Palacio.

-El Palacio de Aranjuez es una de las principales atracciones turísticas de Madrid, así que si va a visitarlo le recomendamos que antes de ir cojan las entradas por internet. Más información. La tarifa básica es 9€ y la reducida 4€. Dentro del Palacio no se pueden hacer fotografías, lo cual es una pena. El precio incluye la visita al museo de las Faluas, suntuosas embarcaciones en las que los reyes navegaban por los ríos. El museo se encuentra algo apartado, en el jardín del Príncipe.

-La entrada a los jardines es gratuita. Los jardines son muy grandes, de distancias agotadoras, así que vaya con calma y elija lo que quiera ver. En está misma guía les ofrecemos un recorrido de 5,8 km que nos llevará hasta la Casita del Labrador.

-Si quiere visitar la Casita del Labrador deberá reservar entrada por internet. Tarifa única 5€. Más información.

-En el mismo entorno del Palacio encontrará numerosos restaurantes y cafeterías.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies