SAN VICENTE DE LA SONSIERRA

Su historia es memoria de tierras fronterizas. Alcanzó pujanza y notoriedad cuando el rey navarro Iñigo Arista establece allí, junto al río Ebro, la frontera con el enemigo musulmán. Conforme avanzó la reconquista pasó a ser nuevamente frontera pero esta vez entre los reinos de Castilla y de Navarra. Sancho Garcés el Sabio le dio el fuero que favoreció el crecimiento de la población y Sancho el Fuerte la fortificó. Hoy en día San Vicente de la Sonsierra, que significa “bajo la sierra”, es un agradable pueblo con mucha historia situado en un enclave privilegiado.

Leer más

Fue en tiempos una inexpugnable fortaleza que, junto con las de Laguardía y Labastida, protegían el Reino de Navarra en su frontera con Castilla, al paso del río Ebro. Tenía tres cinturones de murallas escalonados, con el castillo en lo alto del cerro. El puente medieval que data probablemente del año 1172, tenía dos torres defensivas, una de ellas en el centro, y ha sufrido continuas obras de reforma. El casco antiguo de San Vicente tiene interesantes casas blasonadas y una concurrida Plaza Mayor con su fuente y su porticada casa consistorial.

Los Picaos. Es una antigua tradición cristiana que se mantiene en San Vicente de la Sonsierra en la que los disciplinantes, en un acto de fe, hacen penitencia caminando por las calles del pueblo descalzos y vestidos con túnicas y capuchas blancas que les tapan los rostros para mantener su anonimato. Se descubren la espalda y se la golpean con una madeja de algodón hasta provocarse dolorosas heridas. Al aparecer los hematomas se les pincha la espalda doce veces en recuerdo de los doce apóstoles. Luego se retirarán para ser curados. Esta arraigada tradición ha sido declarada de Interés Turístico Nacional en el año 2005.

San Vicente de la Sonsierra merece la pena ser visitado por sus monumentos de interés pero quizás más por sus bellas vistas. Te asomas desde lo alto del cerro y divisas toda La Rioja Alta, con la sierra al fondo, el caudaloso río Ebro, el castillo de Davalillo, los pueblos con sus campanarios y los amplios viñedos. Es en otoño, después de recogida la vendimia, cuando los campos nos ofrecen sus colores más espectaculares.

La iglesia de Santa María la Mayor es un templo del siglo XVI en estilo gótico tardío que alberga, en su interior, una interesante pila bautismal y un hermoso retablo renacentista. Más arriba está la torre del Homenaje con sus amplias panorámicas y, junto a ella, unas escaleras nos llevan hasta lo que fue el aljibe que proporcionaba agua a los defensores del castillo.

CONSEJOS

– Recomendamos aparcar en la parte “nueva”, sin entrar con el vehículo en el casco histórico.
– Encontrará un amplio aparcamiento junto a la carretera de acceso.
– Atraviese todo el casco histórico, la calle El Remedio, la Plaza Mayor y la calle Zumalacarregui hasta llegar a las lomas del castillo.
– La visita es libre. El recinto amurallado está abierto, y puede subir hasta lo alto de la torre para disfrutar de la panorámica.
– Puede acercarse hasta al puente de piedra, no hay demasiado que ver, pero las vistas son interesantes.

 

 

DÓNDE COMER

Asador los nietos. Briones. Precio medio 24 € – Si quieres disfrutar de una comida tranquila, casera, en un entorno inmejorable estás en el sitio correcto. Saborea las mejores parrilladas, su especialidad en carne asada, unos ricos platos combinados o decántate por alguno de los platos de la carta. 

Restaurante Arrope. Haro. Precio medio 35 €. Encontrarás el restaurante Arrope de Haro en el hotel del mismo nombre, en un antiguo palacete del siglo XIX. Su especialidad es la cocina vasco riojana, que preparan y sirven con esmero en un espacio de decoración moderna y acogedora, con suelos y paredes de madera y un gran ventanal con vistas al jardín.

El Claustro de Los Agustinos. Haro. Precio medio 30 €. El Claustro de Las Agustinos esta situado en un entorno único, un convento con un claustro cubierto con un cúpula acristalada. Comandado por el chef Oscar Puente, ofrece una carta basada en productos tradicionales de la tierra riojana que no renuncia por ello a la innovación. 

Amplia el mapa para ver su localización.

DÓNDE DORMIR

Hotel Villa de Ábalos***. Es un hotel rural situado en un pueblo que se dedica a la producción de vino. Ocupa una casa tradicional del siglo XVII. El edificio mantiene su piedra y madera originales. La casa cuenta con una biblioteca, un jardín y una terraza.

Hotel Arrope***. Haro. Ubicado en el centro de Haro. La habitación con gusto y acogedora. En relación calidad precio es muy buena. Hotel muy recomendable.

Hotel los Agustinos****. Haro. Este hotel ocupa un edificio histórico precioso que fue un convento en el siglo XIV y ahora ofrece un alojamiento único en La Rioja. Las habitaciones están situadas alrededor una zona de salón central impresionante con techo de cristal.

Amplia el mapa para ver su localización.

VISITAS BODEGAS

Bodega Carlos Moro. La Rioja es tierra de vinos y la visita a la bodega Carlos Moro no puede faltar en tu paso por San Vicente de la Sonsierra. Sé testigo de la creación de esta bebida a través de un paseo por sus instalaciones y con la ayuda de un guía experto.

Bodegas Lecea. Visita las Bodegas Lecea y descubre por qué sus vinos levantan pasiones. Además de conocer estas bodegas centenarias podréis degustar algunos de sus mejores caldos. 

Amplia el mapa para ver su localización.

TIEMPO

 

RUTA Y ALREDEDORES

Aquí puedes encontrar otros lugares de interés de El Turismo Fácil para conocer en La RiojaNavarra, País Vasco, Madrid y Mallorca.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies